Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
25 octubre 2010 1 25 /10 /octubre /2010 00:00
FRmaria El Salvador
 
Quinta semana
 
Torre de David.
 
En las letanías, decimos de María que es “fuerte como la torre de David”. Con esta exclamación estamos expresando no sólo la certeza de que la Virgen es como una torre amurallada, fuerte e inexpugnable ante los asaltos de los enemigos. Decimos también que esa torre es la de David, es decir la heredera de aquellas tradiciones que representaban lo mejor del pueblo de Israel.
 
Una vez más, por lo tanto, nos encontramos ante la raíz judía de Nuestra Señora. Una raíz de la que ni ella ni nosotros debemos avergonzarnos. El pueblo de Israel, cuya historia no empieza con David sino con Abraham, era, no hay que olvidarlo, el pueblo elegido. Una nación especialmente preparada para cumplir una misión histórica: la de servir de cuna al Mesías redentor y la de ir recibiendo progresivamente la revelación del Dios que se mostraba a sí mismo a los hombres. David, en esa historia de salvación, fue un hito importante. Su fidelidad al Señor le llevó a ser proclamado Rey y, a pesar de sus pecados, se convirtió en la raíz de la cual descendería, andando el tiempo, el propio Jesucristo.
 
El apelativo “torre” tiene, además y por sí mismo, un significado de altura y no sólo de fortaleza. Unido al concepto davídico, nos dice que María es lo más alto, lo más noble, lo más representativo de aquel pueblo elegido, el de Israel. María, puerta del Nuevo Testamento pues con su Hijo empieza la nueva alianza entre Dios y los hombres, es la plenitud y perfección del Antiguo Testamento. Lo mejor de lo viejo deja paso a lo nuevo, en una transición sin rupturas, en una continuidad que, como el propio Cristo quiso dejar claro, no representaba destrucción sino cumplimiento.
 
¿Qué nos puede enseñar todo esto a nosotros? Algo muy de moda, pero, a la vez, mal entendido. Me refiero al aprecio a la propia cultura, a las propias tradiciones. Hoy se habla mucho, en la teología católica, de “inculturación”. Con este término se quiere significar la necesidad de que la fe se introduzca dentro de la cultura de cada pueblo, de cada nación, de cada continente. No puede ser igual –se dice- la celebración de la fe en África que en Norteamérica, en las islas del Pacífico que en las metrópolis secularizadas de Occidente. Tienen razón los que esto dicen, aunque a veces lleguen a extremos inaceptables. La fe tiene que asumir, en cada caso, aspectos propios y típicos de cada cultura, pero, a la vez, la fe debe purificar la cultura y despojarla de aquello que no es según el plan de Dios y que, por lo tanto, no beneficia a los hombres. Si la cultura -como ocurrió al llegar los españoles a América- aceptaba los sacrificios humanos, eso es incompatible con nuestra fe. Si acepta la poligamia o la compra-venta de mujeres como esposas –como sigue sucediendo en África- eso también es incompatible con nuestra fe. Si –como pasa ahora en Occidente- ve bien el aborto y la eutanasia, eso no puede ser aceptado por los cristianos.
 
Pidámosle, pues, a la Virgen María, a la “Torre de David”, a aquella que fue lo mejor de su raza, de su religión y de su cultura, que nos ayude a amar lo nuestro, las costumbres y tradiciones, las singularidades de cada uno de nuestros pueblos. Pero pidámosle que nos ayude a poner en el primer lugar lo que debe estar en el primer lugar: no nuestra cultura sino Dios, no la forma humana de ver las cosas sino la forma divina de entenderlas y practicarlas.
 
Propósito: Agradecerle a Dios que María fuera fiel a las raíces de su pueblo e intentar nosotros hacer lo mismo, recordando las raíces cristianas de nuestra patria.
 
frmaria
 
Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : Franciscanos de María, El Salvador
  • : La misión de los Franciscanos de María es vivir y difundir la espiritualidad del agradecimiento, ayudando a todos a comprender que ése es el corazón del Evangelio, aquello que Dios espera y tiene derecho a encontrar en el corazón del cristiano.
  • Contacto

Contactos

Telefono: (503) 2131-9333

 

Correo Electronicos:

 

Zona Paracentral: frmaria.esa.paracentral@gmail.com  y    frmaria.esa.paracentral2@gmail.com

 

Zona Occidental: frmaria.esa.occidente@gmail.com

 

Zona Oriental: frmaria.esa.oriente@gmail.com

 

Ministerio de Jovenes: jovenesfranciscanosdemaria@gmail.com

 

Coordinador General: Franciscanosdemaria@hotmail.com

 

 

 

El Muro de los agradecimientos

 EL MURO

El Santo Rosario online

santo rosario 02

15 min. con Jesús

15minjesussac